¿Sientes un peso o bulto en la vagina?

¿Sientes un peso o bulto en la vagina?Si éste es tu caso lo primero de todo es no alarmarse porque la mayoría de las veces no se trata de un tumor sino de un prolapso

Un prolapso es el descenso de uno de los órganos pélvicos por la debilitación del suelo pélvico. Normalmente esta situación está provocada por el embarazo y los partos vaginales.

Por lo general suele aparecer en mujeres que ya han llegado a la menopausia, y sólo si han tenido múltiples partos y muy traumáticos se puede ver en mujeres jóvenes.

Tipos de prolapsos

Dependiendo de qué órgano descienda el prolapso se divide en:

  • Cistocele: la vejiga urinaria asoma en la cara anterior de la pared vaginal.
  • Rectocele: el recto (el tramo final del intestino grueso al llegar al ano) desciende sobre la cara posterior vaginal.
  • Prolapso uterino: en este caso es el útero el que desciende asomando el cuello primero y después el cuerpo uterino.
  • Enterocele: las asas intestinales se hernian a través del fondo posterior de la vagina.
  • Prolapso de cúpula vaginal: ocurre en mujeres a las que se les ha extirpado el útero (histerectomía). La vagina, que es un saco ciego, se da la vuelta como si lo pusieran del revés, lo de dentro hacia afuera.

Grados del prolapso

Dependiendo de la gravedad del prolapso, el ginecólogo que examina a la mujer en la mesa de exploración, catalogará el prolapso dentro de un baremo de 4 grados. A cada uno de ellos le corresponde un tratamiento específico:

  • Grado 1 o leve: ligero descenso en el interior de la vagina.
  • Grado 2 o moderado: el descenso alcanza la entrada de la vagina.
  • Grado 3 o grave: el prolapso sobrepasa la entrada de la vagina, la mujer se toca o nota perfectamente el bulto al caminar, sobre todo cuando realiza esfuerzos.
  • Grado 4 o total: el órgano (vejiga, útero o recto) están completamente fuera, incluso en reposo.

Los grados 1 y 2, si ocasionan molestias, deben tratarse con fisioterapia y un cambio de hábitos (dietéticos para corregir, por ejemplo, el estreñimiento, adelgazar, limitar el sobreesfuerzo físico…).

Los grados 3 y 4 generalmente necesitan cirugía para ser corregidos, unas veces con extirpación del órgano que se sale, en el caso del útero, y otras reconstruyendo el defecto con colocación de mallas que compensan el suelo pélvico debilitado, sustituyéndolo por material sintético que hace de nuevo tejido de sostén, como en el caso de la vejiga o el recto.

Si tienes dudas o necesitas una revisión, llámanos (+34 977 326 046) o envíanos un email: info@procrear.es.

Procrear, ciencia al servicio de tu naturaleza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s