No me quedo embarazada… Estudio de fertilidad

Por Julio Quintana

Fuente: Revista ANACER, 2019 – Ejemplar nº

El primer elemento a tener en cuenta es la capacidad reproductora de la especie humana. A esta capacidad la denominamos fecundidad y se mide con una tasa en la que intervienen tanto fenómenos genéticos como ambientales.

La misma puede ser la fecundidad general que considera el número de nacimientos por cada mil mujeres en edad fértil en un año o referida a lo largo de la vida reproductiva de la mujer.

La tasa de fecundidad en el ser humano como especie, es baja. La misma se estima en un 20 a 25%  de tasa de embarazo por mes. Si hablamos de la tasa acumulada de embarazos en una pareja fértil con relaciones sexuales frecuentes  y no protegidas, la misma es de una 85% de embarazos al cabo de un año, un 92%  a los 2 años y un 93% a los 3 años. Estaas tasas globales pueden variar de acuerdo a las condiciones específicas de cada pareja , como por ejemplo la edad de sus integrantes, patologías asociadas, calidad del semen, etc. Estas consideraciones son básicas a la hora de que se entiendan las posibilidades reproductivas en cada pareja ya sea espontáneamente o a través de técnicas de reproducción asistida.

En nuestro ámbito denominamos esterilidad cuando una pareja no logra concebir tras un año de relaciones sexuales, en las condiciones expresadas anteriormente. Se considera que alrededor de un 15% de las parejas cumplen esta condición. Como expresamos anteriormente condiciones específicas de la pareja, fundamentalmente la edad de la mujer, pueden aconsejar la consulta especializada antes de transcurrir un año sin embarazo.

El primer elemento a tener en cuenta para el estudio de una pareja o mujer que nos consulta por deseos reproductivos es si se trata de una pareja heterosexual, homosexual o una mujer sola, ya que en estos casos muchas veces no hay patología que justifique el hecho de no quedarse embarazada.

Debe realizarse una completa anamnesis de la mujer o pareja investigando los antecedentes familiares, personales, obstétricos, ciclo mestrual, hábitos tóxicos en especial tabaquismo y drogas, medicación que recibe, etc. En el hombre se interrogará también sus antecedentes y la existencia de hijos o embarazos con otras parejas.

Los hábitos sexuales y la frecuencia de las relaciones son elementos importantes a considerar ya que las separaciones prolongadas por temas de trabajo por ejemplo, pueden disminuir las posibilidades reproductivas.

Las causas de la esterilidad pueden ser femeninas, masculinas o mixtas. Por este motivo debemos encarar el estudio de ambos miembros de la pareja en forma simultánea. Se debe iniciar el estudio básico orientados por las posibles causas de fallo reproductivo.

En la mujer es fundamental tener en cuenta la edad, la tasa de embarazo disminuye sobre todo a partir de los 35 años, acentuándose a partir de los 38, 40 años.

Ovulación: las alteraciones en la ovulación pueden estar fuera o dentro del ovario. En el primer caso se incluye patologías como la endometriosis, quistes, cirugía previa.

El síndrome de ovario poliquístico es un caso especial en el cual hay un trastorno en el metabolismo de los andrógenos a nivel ovárico con predominio de estos sobre los estrógenos.

Su prevalencia es del orden del 5-10% de las mujeres en edad reproductiva y la causa podría deberse a una alteración en la secreción de las gonadotrofinas hipofisarias.

Desde el punto de vista clínico hay alteraciones en la ovulación de variable expresión, en los casos más graves se presenta como anovulación crónica, elementos clínicos y/o paraclínicos de hiperandrogenismo, acompañado de ovarios con estructura poliquística en la ecografía.

Diagnóstico de ovulación: Una mujer con ciclos regulares ovula en el 97% de los casos. Elementos indirectos como la dosificación de progesterona en la segunda fase del ciclo, test de ovulación basados en la detección de pico urinario de LH y seguimiento folicular por ecografía pueden orientarnos a la presencia o no de ovulación.

Fallo ovárico oculto: Clínicamente las pacientes de este grupo presentan ciclos normales, pero tienen una reserva folicular baja. La evaluación de la reserva ovárica se basa en criterios analíticos y ecográficos. En el primer caso, la elevación de los valores de FHS y estradiol en la primera fase del ciclo (más de 20 mUI/ml de FHS) se asocian con malos resultados reproductivos. En cambio, la disminución de la hormona antimüleriana es un elemento muy importante para el diagnóstico de baja reserva ovárica. Los valores normales de esta hormona oscilan entre los 0.7 y 2.1 ng/ml. Según Nelson, variando de acuerdo a la metodología empleada en su dosificación.

Desde el punto de vista ecográfico el número de folículos antrales es un dato muy importante para valorar la reserva ovárica.  Por debajo de 6 folículos antrales se considera baja reserva.

Las causas extraováricas pueden deberse a alteraciones del eje hipotálamo-hipófiso-ovárico u otras alteraciones endocrinas que surgirán de valorar a la mujer desde el punto de vista clínico y hormonal.

Alteraciones a nivel uterino y trompas de Falopio: Intervenciones quirúrgica a nivel pélvico, infecciones, endometriosis entre otras, pueden ser causas de alteraciones anatómicas o funcionales de las trompas, produciendo en muchos casos obstrucción de las mismas.

Las alteraciones uterinas pueden estar al nivel cervical (estenosis por ej) o a nivel uterino como malformaciones congénitas, miomas en especial submucosos, pólipos etc.

Diagnóstico:

En la mujer:

Junto a las anamnesis y al examen clínico consideramos a la ecología vaginal como parte de la valoración inicial de la mujer. De acuerdo a los hallazgos podemos solicitar estudios complementarios como histerosalpingografia, histerosonografia, histeroscopia, laparoscopia, etc.

En el estudio básico de la mujer se incluye otras analíticas. En el estudio básico de la mujer se incluye otras analíticas como: cariotipo, TSH, Prolactina, vitamina D, los que sean necesarios en cada caso particular de acuerdo a las anamnesis y examen clínico.

En el hombre:

Además del interrogatorio y examen físico solicitaremos un seminograma. Los valores normales según la OMS de 2010, son:

Volumen eyaculado 1,5-6mL. pH 7,2-8. Concentración espermatozoides/ml 15 millones. Concentración total de espermatozoides 39 millones. Espermatozoides motiles progresivos (a+b) 32%. Espermatozoides motiles progresivos Totales (a+b+c) 40% Morfología normal 4%

Estudios adicionales en el hombre:

Sangre: Cariotipo, Microdelecciones de cromosoma Y, fibrosis quística.

Semen: Hibridación in situ (FISH), Fragmentación de ADN, Meiosis (Tejido testicular)

Al igual que en la mujer, se pedirán las analíticas complementarias que deriven de cada caso en particular.

¿Puede el estrés afectar a la salud reproductiva?

shutterstock_136830545El estrés no condiciona la pérdida de fertilidad natural, aunque si puede influir en la relación de pareja (disminución de la líbido y frecuencia de las relaciones sexuales).

No está demostrado que el estrés disminuya las posibilidades de éxito de los tratamientos de reproducción asistida, pero sí que el estrés sea la principal causa de abandono de dichos tratamientos en las parejas menos dispuestas a perseverar hasta cumplir el número óptimo de ciclos para alcanzar el éxito.

Si necesitas o deseas más información sobre este tema no dudes en contactarnos: PROCREAR, ciencia al servicio de tu naturaleza.+34 977 326 046

Salud reproductiva y estilo de vida: Influencia del tabaco

No tabacoEn las mujeres el tabaquismo activo y/o pasivo disminuye su fertilidad tanto de forma natural como durante tratamientos de reproducción asistida.

En los hombres, el hábito tabáquico tiene, en general, un efecto negativo en la calidad seminal (disminución de la concentración y movilidad seminal y aumento de la fragmentación de ADN)

Si quieres saber más, visítanos en Procrear, donde nuestro grupo de profesionales médicos podrán asesorarte personalmente sobre este tema.

Baja calidad en el semen

EspermatozoidesLa baja calidad seminal es una causa importantes de problemas de fertilidad. Cuando la pareja acude al ginecólogo por problemas de fertilidad, una de las pruebas iniciales para valorar el factor masculino es el seminograma.

En un 30% de los casos, el problema de fertilidad se encuentra en el semen, en un 30% la causa es femenina y en un 40% la esterilidad es de origen mixto (ambos miembros de la pareja tienen problemas).

Mediante un espermiograma o seminograma se pueden obtener datos sobre la capacidad de fertilización de los espermatozoides, para ello se estudian 3 variables importantes:

  • Concentración de espermatozoides: El valor normal es de 15 millones por cada ml de eyaculado o 39 millones en la totalidad de la muestra. Si no se alcanzan esos valores hablamos de Oligozoospermia.
  • Motilidad: Se valora el porcentaje de espermatozoides móviles y el de progresivos (móviles que se desplazan). Los móviles progresivos deben superar el 32%, de lo contrario se denomina Astenozoospermia.
  • Morfología: En un espermiograma normal debe haber igual o más del 4% de espermatozoides normales. Si se encuentra por debajo de este valor se denomina Teratozoospermia.

Los tratamientos para hombres con valores seminales bajos dependen del grado de alteración: en muchos casos el ejercicio, el abandono de hábitos tóxicos (alcohol, tabaco, marihuana) y suplementos vitamínicos con antioxidantes son suficientes. En los casos con alteraciónes importantes se debe recurrir a tratamientos de reproducción asistida (inseminación, fecundación in vitro, ISCI, IMSI, etc)

Si tienes dudas, deseas saber de tu fertilidad o quieres tener mas información, llámanos al 977 326 046 o envíanos un email a info@procrear.es

PROCREAR, ciencia al servicio de tu naturaleza.

MÉTODO ROPA. Para parejas formadas por dos mujeres

España esta a la vanguardia en los tratamientos de Reproducción Asistida. A diferencia de otros países, las leyes en España han permitido el desarrollo de nuevas técnicas de Fertilidad. Un buen ejemplo de ello es el método ROPA (Recepción de óvulos de la pareja) para matrimonios formados por 2 mujeres.

Parejas del mismo sexo

Esta técnica consiste en fecundar los óvulos de una de ellas, y el embrión obtenido implantarlo en el útero de su pareja haciendo por lo tanto que ambas participen activamente en la creación y nacimiento de su bebé. La técnica ROPA tal vez sea la técnica más atractiva para hacer posible una “maternidad compartida”, ya que ambas mujeres tienen una participación imprescindible. Ambas madres juegan un papel determinante: una será madre biológica (aportando el óvulo) y la otra será madre gestante (que llevará el bebé en su panza durante nueve meses y dará a luz). El proceso para realizar esta técnica es sencillo: primero se realiza la estimulación ovárica para la mujer que aporta los óvulos, luego estos óvulos son extraídos mediante una punción ovárica. En el laboratorio de fecundación in vitro de nuestro centro PROCREAR, nuestros biólogos generan los embriones recurriendo a banco de semen y los preparan para ser transferidos. Al mismo tiempo, la otra mujer recibe un tratamiento hormonal con estrógenos para conseguir un buen grosor endometrial, hecho que permitirá una buena implantación del embrión y la consecución del embarazo buscado. Los resultados de esta técnica, por lo general, son muy buenos. La taza de éxito es alta, aunque como en cualquier tratamiento de reproducción hay otras variables que determinarán en gran medida la tasa de éxito: la edad de la mujer, el estado físico en el que se encuentra, etc Si te interesa conocer más a fondo este tema, llámanos +34 977 326 046, y si estás lejos escríbenos: comunicación@procrear.es. En PROCREAR, tenemos mucho que contarte y estaremos encantados de poder ofrecerte toda la información que necesites.

Otra opción: la adopción de embriones

La adopción de embriones, es una técnica que tiene indicaciones similares a la ovodonación. La diferencia es que el embrión ya está formado y vitrificado en el banco de embriones.

Se trata de “adoptar” embriones donados procedentes de otras parejas (Banco de embriones) o bien embriones formados por los gametos de una donante de ovocitos y el semen de banco (recomiendo ver la web de PROCREAR, donde se especifican todas las tecnicas y tratamientos).

En el caso de la adopción de embriones, las tasas de embarazo son de un 60% aproximadamente.

El día 2 de octubre, conjuntamente con el Dr. Carretero y la Dra. Gou, realizaremos una charla explicativa sobre la reproducción asistida y el diagnostico prenatal en la “Cámara de Comercio” de Tarragona. Será a las 19h30 y la asistencia es libre y gratuita.

Te esperamos!

¿En qué casos realizar una fecundación in vitro?

Embrión ReproducciónCada vez se retrasa más la edad para ser madre, no es lo mismo intentarlo a los 25 años que hacerlo a los 40. Los hábitos han cambiado y las costumbres se han modificado de tal manera que las mujeres postergan cada vez más la decisión de ser madres. Esto conlleva una serie de inconvenientes a la hora de querer tener un hijo, inconvenientes que pueden superarse mediante la aplicación de técnicas y tratamientos de fertilidad.
La Fecundación in Vitro es una de estas técnicas, inicialmente se utilizó para superar los problemas de infertilidad que tenían relación con las trompas de Falopio. Mas tarde, se observó, que no solo tenía éxito en esos casos sino también en otros casos de infertilidad, no solo femenina sino también masculina.
Para que un tratamiento de Fecundación in Vitro sea exitoso, es condición indispensable, un ovocito sano, espermatozoides que puedan fecundarlo y un útero que pueda mantener el embarazo.
Las indicaciones de la Fecundación in Vitro son:
• Factor masculino: alteración moderada/severa en el número o movilidad de los espermatozoides.
• Fallo de Inseminación Artificial Conyugal.
• Fallo de Inseminación Artificial de Donante.
• Endometriosis moderada-grave.
• Oclusión tubárica bilateral.
• Pacientes seropositivos al VIH o VHC.
• Diagnóstico genético preimplantatorio del embrión.

Fecundación in Vitro

Dentro de los tratamientos de reproducción, encontramos la Fecundacion in Vitro.

Desde el nacimiento del primer bebé concebido por la técnica de Fecundación in Vitro en 1978, se han producido infinidad de avances científicos en el campo de la reproducción humana.

La Fecundación in Vitro es un tratamiento de reproducción asistida en la cual los óvulos obtenidos despues de haber realizado una estimulación de la ovulación, se fecundan por los espermatozoides en el laboratorio (“in Vitro”). Los embriones que se obtienen en el laboratorio, se transfieren luego al útero de la paciente.

La Fecundación in Vitro nos permite estudiar “qué está pasando” en el proceso de la formación del embrión. Los resultados de la Fecundación in Vitro son muy variables y dependen de muchos factores. En nuestro laboratorio de PROCREAR, las tasas de éxito oscilan entre un 30-60%

La Fecundación in Vitro es una técnica segura que requiere controles periódicos a lo largo de todo el proceso. En nuestro laboratorio de reproducción asistida siempre se utiliza la técnica ICSI o IMSI para realizarla.

Hablaremos más adelante de los casos en los cuales indicamos esta técnica.

Técnica de la Inseminación Artificial

  • Inducción de la ovulación: desde el 3º día del ciclo se administran, diariamente y por vía subcutánea, gonadotrofinas (hormona FSH) para estimular el crecimiento folicular. Por medio del seguimiento ecográfico se valora el desarrollo folicular. Cuando los folículos están maduros se aplica otra medicación (hormona HCG) para provocar la ovulación.
  • Capacitación espermática: el día de la ovulación procesamos el semen de la pareja para mejorar su calidad (sobre todo la movilidad). Luego de mejorar el semen realizamos la inseminación artificial.
  • Inseminación artificial: en la consulta, y prácticamente de manera indolora, se realiza la colocación de los espermatozoides dentro de la cavidad uterina a través de un catéter de inseminación. Desde aquí ascienden a la trompa donde fecundan el óvulo.

Tras la inseminación artificial la paciente puede reanudar tranquilamente sus actividades sin necesidad de reposo. La tasa de éxito por ciclo se sitúa entre un 20-24%, con una tasa acumulativa en 3 ciclos del 65%. Se aconseja realizar entre 3 y 6 ciclos. No es necesario descansar entre ciclo y ciclo, pueden ser consecutivos. La tasa de embarazo múltiple oscila entre un 8-20%.